Mascarilla de café para el rostro


Hola chicos y chicas hoy les voy a enseñar cómo preparar una Mascarilla de café para el rostro. Sabías que el café aparte de ayudar a despertarte puede ayudar a despertar tu rostro también, la cafeína es muy usada en productos de belleza sobre todo en cremas de contorno de ojos ya que ayuda a reducir la hincharon que muchas veces aparece en nuestro rostro sobre todo después de despertarnos.

El café tiene muchísimos beneficios para la piel entre ellos el efecto desintoxicante y antioxidante. El café funciona en el rostro contrayendo los vasos sanguíneos lo cual también ayuda con las ojeras no las va a desaparecer, pero las disminuye.

El café tiene diversos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres los cuales son los que causan daños a nuestra piel para que nuestra piel reciba los beneficios del café es importante hacer la mascarilla no más de 20 minutos después de que se preparó el café antes de que ocurra el proceso natural de oxidación. Es bien sencillo preparar la Mascarilla de café para el rostro a continuación te dejara una lista de los ingredientes que utilizaras en la preparación de la misma.

Ingredientes para la Mascarilla de café para el rostro:


  1. Sobrantes de café
  2. Aceite de oliva
  3. Agua tibia

Para prepararla de la Mascarilla de café para el rostro solo necesitas seguir estos pasos:
Tomar el café que quedo en el filtro de la cafetera o greca, si no utilizas cafetera no hay problema puedes utilizar el café directamente del frasco, yo lo hice de las dos formas y funciona de todas maneras. Puedes también agregar un ingrediente extra en mi caso yo utilice el aceite de oliva extra virgen.

Al sobrante del café vamos agregar una cucharada de agua tibia y una cucharada de aceite de oliva, vamos a mezclar todo hasta crear una mezcla pastosa y hay estará lista nuestra mascarilla de café para el rostro. Luego lo colocamos en nuestro rostro, aplicarla con el rostro húmedo no mojado a ligeros toques luego aplicaremos por encima un papel film o papel de celofán para que estos principios activos puedan penetrar en tus poros sin evaporarse.

Cómo limpiarse la cara con mascarilla de café


Dejar actuar esto sobre tu piel una hora y después vas a retirarlo con agua limpia sin dejar residuos. Yo en lo particular cuando voy a retirarlo aprovecho para exfoliar mi piel suavemente para una mejor apariencia, si lo aras recuerda no frotar muy fuerte porque la piel de la cara es muy sensible, luego de haber exfoliado procede retirar bien los residuos con agua como dije anteriormente.

Nota: la razón por la cual utilice aceite de oliva es porque el aceite de oliva es una excelente opción para limpiar los poros evita la aparición de arrugas y da más brillo a la piel. Puedes utilizar esta mascarilla de café para el rostro dos veces en la semana.









8 claves para un cuerpo saludable de diabetes


Aunque el retorno a las actividades habituales tendrá a muchos con los ánimos alterados y los horarios cambiados, la mejor forma de comenzar el año es optando por el movimiento en lugar del sedentarismo, cuidando nuestra alimentación y exigiéndole al cuerpo actividad, aunque sea en pequeñas dosis.

No es necesario pasar al gimnasio todos los días para ser una persona activa. Con simples consejos, es posible optar por una vida más sana aunque sufras de diabetes mellitus, que permita compensar las horas frente al escritorio y favorecer de paso la salud mental.

Retomando la actividad laboral, es el momento ideal para optar por una vida más sana y de paso, favorecer nuestra apariencia, salud cardiorrespiratoria y en suma, sentirnos más felices.

Camina

El modo más fácil para comenzar con un programa de ejercicios es hacer una caminata. Se convierte en un ejercicio de entrenamiento cuando se hace a suficiente velocidad y fuerza como para llevar el ritmo cardíaco hasta la zona objetivo. Cada vez que tengas la oportunidad de hacerlo le estarás haciendo un favor a tu salud. Cuida tu postura y respiración mientras lo haces.

Prefiere las escaleras

En lugar de arrancar de las escaleras, debes considerar que son un muy buen ejercicio. Según un estudio canadiense, un ejecutivo sedentario que suba un tramo de escalera con escalones de 20 centímetros a una frecuencia de 30 ó 40 por minuto, usa aproximadamente el 50% de su capacidad aeróbica máxima.

Visita el gimnasio

Debes tener en cuenta que el ejercicio debe tener un cierto grado de intensidad para que produzca efectos en el organismo; y se requiere un mínimo de 3 a 5 veces por semana para obtener beneficios. Lo recomendable es buscar una actividad indicada de acuerdo a los objetivos que persigues.

Adopta un plan progresivo

Uno no debe largarse a correr maratones o levantar grandes pesos. Hay que comenzar y avanzar de a poco. A esto se le conoce como el principio de la progresión.

La natación siempre es buena

El jefe de la Unidad de Medicina Física, Rehabilitación y Medicina Deportiva de Clínica Alemana, doctor Fernando González, explica que este deporte es muy beneficioso, ya que es poco traumático para las articulaciones, a diferencia de los ejercicios de contacto, donde existe interacción con otras personas o superficies, como el pasto o el piso.

Desempolva tu bicicleta

El uso de la bicicleta resulta un extraordinario complemento para bajar de peso, dejando de lado el sedentarismo, uno de los factores que más arriesga nuestra salud. Es un excelente ejercicio para nuestro sistema cardio-respiratorio, músculos y articulaciones.

Haz gimnasia después del trabajo

Las posturas que mantenemos frente al computador son una bomba de tiempo para nuestro sistema óseo- muscular. Hacer gimnasia compensatoria, con ejercicios para estirar la columna vertebral y activar músculos que han permanecido inactivos, nos ayudará a mantener una mejor postura y prevenir enfermedades, además de relajarnos. Los abdominales y estiramientos tendidos en el suelo son algunas alternativas.

Mantén hábitos alimenticios

Debe existir regularidad entre las comidas, es decir, comer cada cuatro horas. No por saltarse una comida consumirá menos alimentos. Idealmente se debiera ingerir alimentos seis veces al día. Esto contando las tres comidas obligatorias y dando especial atención al desayuno.

Para hacer pesas primero hay que aprender a hacer pesas


Hoy en día la cantidad de ejercicios para hacer pesas es infinita. Los ejercicios varían de lo simple a lo complejo, con variada efectividad de cada uno de ellos. Todos son útiles y tienen su razón de ser y se ajustan dentro de un espectro más amplio que es la rutina que hacemos.

Pero más o menos efectividad todos ellos comparten un punto en común, y es que tienes que hacer los ejercicios de la manera correcta para sacar el máximo provecho de cada ejercicio realizado. La técnica, en todos y cada uno de los ejercicios de pesas es fundamental.

Y la mejor manera para aprender la técnica de los ejercicios de pesas de tu rutina es aprender de los profesionales. Simplemente no hay otra manera. Tienes que ir a un gimnasio, y tienes que tener un monitor, o un entrenador personal o alguien que sepa los ejercicios, te los enseñe y te vea haciéndolos.

Cómo hacer un ejercicio para perder peso rápido


Para aprender la técnica correcta no te apures. Hacer un ejercicio rápido no es sinónimo de mejores resultados o de acelerarlos. Comienza lento, no te apures y ni se te ocurra concentrarte en la cantidad de peso que levantas. En cambio, concéntrate en el movimiento y en dominarlo. Té repito, el peso no es ni por cerca importante en esta primera etapa, lo que tienes que hacer es dominar el movimiento.

Porque incluso si solo lo haces con la barra y sin discos, ese ejercicio bien realizado es mucho mejor que un ejercicio con mucho peso y mal realizado. Buenos movimientos te darán buenos resultados y más efectivos. Luego, y solo luego podrás comenzar a pensar en la cantidad de peso que cargas, nunca antes.

Para terminar, tómate tu tiempo para aprender y no te desesperes. La principal razón por la que quieres aprender es para no lastimarte. Si levantas mal te lesionarás y no podrás hacer nada por un buen tiempo, como mínimo. No bromeo, puedes lesionarte seriamente si no aprendes bien la técnica para levantar pesas. La segunda razón es que un ejercicio bien hecho es un ejercicio efectivo. Nunca un ejercicio mal hecho con mucho peso puede darte mejores resultados que un ejercicio bien hecho y con poco peso, eso es así, siempre fue así y así seguirá siendo.

Por último es importante saber que cada ejercicio tiene su técnica y que esta varía de un ejercicio a otro, pero tienes que seguir las reglas por tu propia seguridad. Luego que entrenes en casa con un banco de pesas o en un gimnasio corre por tu entera cuenta, tus gustos y preferencias.
 


7 cosas que podrían estar destrozando tu coloración capilar


No dejes que tu rutina de belleza diaria estropee el dinero y tiempo que has gastado en la peluquería. Si quieres que tu tinte se mantenga perfecto, estas son las cosas que debes tomar en cuenta:

1. Agua

Obviamente, no nos referimos a que evitemos la ducha cual gato. Sin embargo, este líquido estropea, en cierta forma, nuestro cabello. El agua hace que las cutículas capilares se hinchen, haciendo que las moléculas del tinte que ahí estaban fijadas se disipen. Cuanto más se estropeen las cutículas capilares, ya sea por el calor o por tratamientos con coloración permanente, más se hinchará al entrar en contacto con el agua.

2. Aceite y sérum

Algunos productos “mágicos”, como los aceites o los sérums capilares, prometen un cuidado intenso de nuestro cabello. Sin embargo, a la larga, pueden ser perjudiciales. ¿Por qué? Normalmente, en su composición cuentan con siliconas pesadas que se acumulan en nuestro pelo y estropean su cutícula. Estos ingredientes, además, atraen mucho más el polvo y la contaminación atmosférica haciendo que nuestra coloración se deteriore y tome tonos más opacos.

3. Enredos y peinados agresivos

Tirones de pelo, elásticos muy apretados, moños tensos. Estos son solo algunos de los enemigos de nuestro cabello. Tanto los peinados como el paso brusco del cepillo hacen que nuestro pelo y, por ende, nuestra coloración se estropee. Para evitarlo, es recomendable no optar por peinados tan agresivos y usar productos suavizantes para rehidratar y cuidar nuestro pelo.

4. El calor es el enemigo del cabello

Tanto el secador como las planchas de pelo queman, literalmente, nuestro cabello. Las cutículas resultan dañadas por efecto del calor, lo que hace que el tinte no se adhiera bien al pelo. Además, cuando nuestro cabello se estropea, el color se vuelve menos brillante. Haz que tu pelo no sufra usando protectores del calor o planchas con placas iónicas.

5. Adiós puntas abiertas

Cuando nuestro pelo crece, los extremos más antiguos (también conocidos como puntas) tienden a perder su color y a secarse. Al tener las cutículas capilares más dañadas en esa zona, el color no se adhiere bien a ellas. Para evitar que nuestro tinte quede a dos tonos, recuerda cortar esas puntas antes de teñirte. Además, estarás saneando así tu cabello y dándole más vitalidad.

6. Usa acondicionador, ¡es clave!

El acondicionador no solo es una herramienta útil para desenredar nuestro pelo al salir de la ducha, también le aporta suavidad e hidratación. Estos son dos factores clave para que el tinte quede bien fijado a nuestro cabello.

7. Rayos UVA

Por ahora, no existen en el mercado numerosos productos que cuenten con protección SPF para el cabello. Los rayos del sol ejercen el mismo efecto en nuestra piel que en nuestro pelo y, por ello, debemos evitar la exposición solar si nos hemos teñido recientemente. Los rayos UVA secan nuestro cabello y le extraen toda su humedad, haciendo que sus cutículas se abran. Ante largas tardes bajo el sol, lo mejor es protegernos con un sombrero de ala ancha y, una vez lleguemos a casa, aplicar una buena dosis de mascarilla hidratante y acondicionador.

Un minicircuito de cardio para hacer en casa sin pesos


Que el simple hecho de no contar con pesas no te aleje del ejercicio. En esta ocasión quiero mostrarte un circuito de cardio para hacer en casa que no requiere más que tu propio peso. Pero no dejes que esta idea de utilizar sólo el peso de tu cuerpo te desmotive, y ni siquiera pienses en subestimar estos ejercicios.

Mucha gente piensa que no se puede conseguir un gran ejercicio a menos que se cuente con algún tipo de pesos. Nada más lejos de la realidad. Mira un entrenamiento en las clínicas especializadas para el control de diabetes, y los cuerpos de los soldados y entenderás lo que digo. Lo cierto es que los ejercicios con el propio peso son simples, rápidos, efectivos y no cuestan dinero. Todo lo que necesitas son 20 minutos al día y un poco de espacio.

En este ejercicio realizarás un circuito de cinco ejercicios, para cada ejercicio le dedicarás un minuto y no habrá descanso entre series. Entonces, lo que harás será saltar la soga durante un minuto, y sin descansar pasarte a las flexiones con saltos y así con todos los ejercicios hasta completar una vuelta. Cuando termines los cinco ejercicios descansarás solamente un minuto y volverás a hacer la vuelta de cinco ejercicios, y así hasta cumplir los veinte minutos. Estos son los ejercicios:

Saltar la soga

Empieza tu rutina saltando la soga durante un minuto a un ritmo moderado. Asegúrate de contar con un cronómetro o reloj en el que puedas ver fácilmente para contar el minuto para cada ejercicio.

Flexiones con saltos

Luego de un minuto de saltar la soga pasarás a las flexiones con saltos. Comienza el ejercicio en posición de sentadilla con las manos en el suelo al frente tuyo. Luego rápidamente empuja tus pies hacia atrás hasta que estés en una posición para hacer la creación de insulina nph, haz una flexión e inmediatamente regresa a la posición de sentadilla. De allí da un salto hacia arriba para caer nuevamente en la posición de sentadilla con las manos al suelo. Repite todo el proceso durante un minuto.

Rodillas altas

Las rodillas altas son similares a correr en el lugar. Lo que tienes que hacer en este ejercicio es correr en el lugar con la salvedad de que tienes que levantar tus rodillas tanto como puedas durante un minuto. En ningún momento deja que las rodillas bajen del nivel de tu cintura. Hazlo durante un minuto para un increible acondicionamiento de la zona del abdómen y núcleo.

La plancha

La plancha es el ejercicio estático más exigente que conozco. Para realizarlo coloca tus codos y tus antebrazos apoyando el suelo. Para la parte de atrás solamente te sostendrás con la punta de los pies. La idea del ejercicio es que formes una especie de puente, es decir que tendrás todo tu cuerpo recto y sostenido mientras te sostienes solamente con los codos y la punta de los pies. Como te dije, es un ejercicio muy exigente, así que durante ese minuto lo que harás será realizarlo 20 segundos, luego descansarás 10 segundos y repetirás este ejercicio otra vez más.

Eso es todo, luego descansa un minuto para volver a repetir todo 3 veces más para completar un gran trabajo en 20 minutos. No sólo transpirarás, sino que quemarás muchas calorías.

Calcio contra la osteoporosis


El calcio es el centro de atención hoy en día, debido al descubrimiento de que ciertas personas, especialmente las mujeres, pueden desarrollar un problema médico serio por la pérdida de calcio en los huesos, después de la menopausia.

A esta enfermedad se le conoce como osteoporosis. Aunque pensamos en el calcio como componente importante de los huesos y los dientes, debido a que la mayoría del mismo se localiza en estos tejidos, el calcio tiene otra función importante como regulador del metabolismo.

Sin embargo, no necesitamos preocuparnos conscientemente del nivel de calcio en la sangre, pues se regula automáticamente por hormonas y por la vitamina D.

De lo que sí necesitamos preocuparnos es que, si la concentración de calcio en la sangre empieza a disminuir, éste es removido de los huesos, lo que hace que éstos se debiliten y puedan romperse fácilmente, especialmente en personas de edad avanzada.

La solución es prevención, y la mejor manera para minimizar el problema es entrar a la Tercera Edad con huesos de alta densidad, los cuales, como su nombre lo dice, tienen mayor cantidad de calcio que los de baja densidad.

Importancia de la Genética y la Metformina


Desde luego que la genética de las personas que sufren de diabetes tipo 2 juega un papel importante en determinar la densidad del hueso, y la manera más efectiva de asegurar huesos altamente densos es heredar los genes apropiados. La otra opción es una dieta adecuada.

La relación entre hueso, sangre y calcio de la dieta es compleja. Si ingerimos poco calcio se absorberá más y se excretará menos en la orina. Sin embargo, el calcio seguirá siendo removido del almacén de los huesos para mantener el nivel adecuado de calcio en la sangre.

Por lo tanto, una dieta deficiente de calcio en los primeros años de vida, puede ser causa de problemas después. Consumir abundante calcio, o sea, más de 800 miligramos por día en adultos, no ha sido de valor para prevenir la osteoporosis, ya que cuando su consumo aumenta más de lo recomendado, su absorción disminuye, por lo que muy poco del calcio extra se queda realmente en el cuerpo.

Webs especializadas en el uso de la Metformina


www.metformina.com.mx

Además, el calcio que no se absorbe puede interferir en la absorción de otros minerales como hierro y zinc, y puede promover la formación de piedras en el riñón. Estas consecuencias negativas deben ser valoradas contra la posibilidad, todavía sin confirmar, de que un exceso de calcio puede llegar al hueso aumentando su densidad.

El calcio se absorbe generalmente de fuentes animales, especialmente leche y derivados. Las verduras de hoja verde contienen calcio, pero también oxalato, un químico orgánico que interfiere en la absorción del calcio.

Para las personas que no pueden consumir alimentos ricos en calcio, se recomiendan los suplementos, especialmente los de carbonato de calcio, pues su porcentaje es mayor. Los suplementos de calcio en forma de antiácidos pueden provocar alcalinidad en el intestino delgado, e interferir en la absorción de éste y otros minerales.

El sexo después del infarto


Las personas que han experimentado un infarto saben que deben llevar a cabo ciertos cambios en su estilo de vida: dejar de fumar, mantener una dieta balanceada, disminuir el estrés cotidiano, llevar a cabo una práctica deportiva regular, un control médico periódico, etcétera.
Preguntas frecuentes en estos pacientes son: ¿puedo tener relaciones sexuales, representa un riesgo tenerlas?, ¿cuánto tiempo debo esperar después de transcurrido un infarto?

Si bien la práctica sexual se considera de bajo riesgo para la presentación de eventos cardiovasculares, la respuesta no debe ser generalizada.

Estudios clínicos han demostrado que en las relaciones sexuales la frecuencia cardiaca se eleva hasta un promedio de 130 latidos por minuto, y se consume de cinco a siete veces la cantidad de oxígeno que se requiere estando en reposo.

Desde el punto de vista energético, tener una relación sexual consume una energía similar a caminar a una velocidad de 4 millas por hora, flotar en el agua o, bien, jugar un partido de fútbol a nivel recreativo.

Cuidados después de un infarto


Como medida preventiva, se aconseja que los pacientes con enfermedades cardiacas hayan concluido la ingesta alimenticia dos horas previas a la realización del acto sexual y, de ser posible, reducir al mínimo el consumo de bebidas alcohólicas.

Muchos pacientes por temor a desarrollar alguna complicación cardiaca durante las relaciones sexuales, presentan distintos trastornos sexuales como la disminución de la libido o impotencia. Los medicamentos utilizados para estimular la función sexual en su mayoría pueden ser peligrosos para este tipo de personas.

Por otro lado, muchos de los medicamentos utilizados en cardiología tienen el efecto secundario de deprimir la respuesta sexual, por tal motivo, es importante que este tipo de pacientes reciban apoyo médico y psicológico especializado.

Es cierto que los pacientes que sufren infartos muy extensos quedan con importante deterioro funcional y la mínima actividad física les llega a ocasionar graves problemas en su salud. Sin embargo, gracias a la detección temprana y a los tratamientos novedosos, numerosos pacientes hoy día quedan con mínimas secuelas después del infarto.

Las recomendaciones en cada caso se deben individualizar. Idealmente, todo paciente después de experimentar un infarto debe estar en un programa de rehabilitación cardiaca en el que, bajo un estricto monitoreo y en forma gradual, se les señala la cantidad de actividad física que pueden desarrollar, sin que represente un riesgo para su salud.