7 cosas que podrían estar destrozando tu coloración capilar


No dejes que tu rutina de belleza diaria estropee el dinero y tiempo que has gastado en la peluquería. Si quieres que tu tinte se mantenga perfecto, estas son las cosas que debes tomar en cuenta:

1. Agua

Obviamente, no nos referimos a que evitemos la ducha cual gato. Sin embargo, este líquido estropea, en cierta forma, nuestro cabello. El agua hace que las cutículas capilares se hinchen, haciendo que las moléculas del tinte que ahí estaban fijadas se disipen. Cuanto más se estropeen las cutículas capilares, ya sea por el calor o por tratamientos con coloración permanente, más se hinchará al entrar en contacto con el agua.

2. Aceite y sérum

Algunos productos “mágicos”, como los aceites o los sérums capilares, prometen un cuidado intenso de nuestro cabello. Sin embargo, a la larga, pueden ser perjudiciales. ¿Por qué? Normalmente, en su composición cuentan con siliconas pesadas que se acumulan en nuestro pelo y estropean su cutícula. Estos ingredientes, además, atraen mucho más el polvo y la contaminación atmosférica haciendo que nuestra coloración se deteriore y tome tonos más opacos.

3. Enredos y peinados agresivos

Tirones de pelo, elásticos muy apretados, moños tensos. Estos son solo algunos de los enemigos de nuestro cabello. Tanto los peinados como el paso brusco del cepillo hacen que nuestro pelo y, por ende, nuestra coloración se estropee. Para evitarlo, es recomendable no optar por peinados tan agresivos y usar productos suavizantes para rehidratar y cuidar nuestro pelo.

4. El calor es el enemigo del cabello

Tanto el secador como las planchas de pelo queman, literalmente, nuestro cabello. Las cutículas resultan dañadas por efecto del calor, lo que hace que el tinte no se adhiera bien al pelo. Además, cuando nuestro cabello se estropea, el color se vuelve menos brillante. Haz que tu pelo no sufra usando protectores del calor o planchas con placas iónicas.

5. Adiós puntas abiertas

Cuando nuestro pelo crece, los extremos más antiguos (también conocidos como puntas) tienden a perder su color y a secarse. Al tener las cutículas capilares más dañadas en esa zona, el color no se adhiere bien a ellas. Para evitar que nuestro tinte quede a dos tonos, recuerda cortar esas puntas antes de teñirte. Además, estarás saneando así tu cabello y dándole más vitalidad.

6. Usa acondicionador, ¡es clave!

El acondicionador no solo es una herramienta útil para desenredar nuestro pelo al salir de la ducha, también le aporta suavidad e hidratación. Estos son dos factores clave para que el tinte quede bien fijado a nuestro cabello.

7. Rayos UVA

Por ahora, no existen en el mercado numerosos productos que cuenten con protección SPF para el cabello. Los rayos del sol ejercen el mismo efecto en nuestra piel que en nuestro pelo y, por ello, debemos evitar la exposición solar si nos hemos teñido recientemente. Los rayos UVA secan nuestro cabello y le extraen toda su humedad, haciendo que sus cutículas se abran. Ante largas tardes bajo el sol, lo mejor es protegernos con un sombrero de ala ancha y, una vez lleguemos a casa, aplicar una buena dosis de mascarilla hidratante y acondicionador.