8 claves para un cuerpo saludable de diabetes


Aunque el retorno a las actividades habituales tendrá a muchos con los ánimos alterados y los horarios cambiados, la mejor forma de comenzar el año es optando por el movimiento en lugar del sedentarismo, cuidando nuestra alimentación y exigiéndole al cuerpo actividad, aunque sea en pequeñas dosis.

No es necesario pasar al gimnasio todos los días para ser una persona activa. Con simples consejos, es posible optar por una vida más sana aunque sufras de diabetes mellitus, que permita compensar las horas frente al escritorio y favorecer de paso la salud mental.

Retomando la actividad laboral, es el momento ideal para optar por una vida más sana y de paso, favorecer nuestra apariencia, salud cardiorrespiratoria y en suma, sentirnos más felices.

Camina

El modo más fácil para comenzar con un programa de ejercicios es hacer una caminata. Se convierte en un ejercicio de entrenamiento cuando se hace a suficiente velocidad y fuerza como para llevar el ritmo cardíaco hasta la zona objetivo. Cada vez que tengas la oportunidad de hacerlo le estarás haciendo un favor a tu salud. Cuida tu postura y respiración mientras lo haces.

Prefiere las escaleras

En lugar de arrancar de las escaleras, debes considerar que son un muy buen ejercicio. Según un estudio canadiense, un ejecutivo sedentario que suba un tramo de escalera con escalones de 20 centímetros a una frecuencia de 30 ó 40 por minuto, usa aproximadamente el 50% de su capacidad aeróbica máxima.

Visita el gimnasio

Debes tener en cuenta que el ejercicio debe tener un cierto grado de intensidad para que produzca efectos en el organismo; y se requiere un mínimo de 3 a 5 veces por semana para obtener beneficios. Lo recomendable es buscar una actividad indicada de acuerdo a los objetivos que persigues.

Adopta un plan progresivo

Uno no debe largarse a correr maratones o levantar grandes pesos. Hay que comenzar y avanzar de a poco. A esto se le conoce como el principio de la progresión.

La natación siempre es buena

El jefe de la Unidad de Medicina Física, Rehabilitación y Medicina Deportiva de Clínica Alemana, doctor Fernando González, explica que este deporte es muy beneficioso, ya que es poco traumático para las articulaciones, a diferencia de los ejercicios de contacto, donde existe interacción con otras personas o superficies, como el pasto o el piso.

Desempolva tu bicicleta

El uso de la bicicleta resulta un extraordinario complemento para bajar de peso, dejando de lado el sedentarismo, uno de los factores que más arriesga nuestra salud. Es un excelente ejercicio para nuestro sistema cardio-respiratorio, músculos y articulaciones.

Haz gimnasia después del trabajo

Las posturas que mantenemos frente al computador son una bomba de tiempo para nuestro sistema óseo- muscular. Hacer gimnasia compensatoria, con ejercicios para estirar la columna vertebral y activar músculos que han permanecido inactivos, nos ayudará a mantener una mejor postura y prevenir enfermedades, además de relajarnos. Los abdominales y estiramientos tendidos en el suelo son algunas alternativas.

Mantén hábitos alimenticios

Debe existir regularidad entre las comidas, es decir, comer cada cuatro horas. No por saltarse una comida consumirá menos alimentos. Idealmente se debiera ingerir alimentos seis veces al día. Esto contando las tres comidas obligatorias y dando especial atención al desayuno.