El Placer Sexual De La Mujer Mejora Tras La Extirpación Del Útero


En un trabajo publicado en la revista British Medical Journal del 4 de octubre de 2003, miembros del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Medical Center de la Universidad de Utrecht, Holanda, llegan a la conclusión de que el placer sexual de la mujer mejora después de la extirpación del útero (histerectomía) practicada a causa de procesos benignos, sea cual sea la técnica utilizada, respetando o no el cuello del útero.

Muchas mujeres temen que su atractivo sexual y su capacidad de disfrutar del acto sexual disminuya después de una operación de histerectomía. El objetivo de los investigadores holandeses ha sido comparar los efectos de las diversas técnicas de histerectomía (histerectomía por vía vaginal, histerectomía subtotal -conservando el cuello del útero- por vía abdominal e histerectomía total también por vía abdominal) sobre el bienestar sexual de la mujer.

La investigación se ha realizado en 13 hospitales holandeses durante un periodo de 6 meses y en ella han participado 413 mujeres que fueron sometidas a histerectomía por causas benignas, con exclusión del prolapso del útero y de la endometriosis. Los ginecólogos que operaron a estas mujeres tuvieron libertad de elegir la técnica que consideraron más apropiada en cada caso. De las 379 pacientes participantes con una pareja masculina, 352 (93%) respondieron a la encuesta 6 meses después de la operación.

Los investigadores compararon los efectos de los diferentes tipos de histerectomías sobre el bienestar sexual de la mujer. Todas las pacientes completaron un cuestionario cuyo objetivo era detectar los trastornos de la actividad sexual en las mujeres participantes existentes antes de la histerectomía y 6 meses después de la operación.

Que sienten las mujeres después de quitarse el útero


El cuestionario incluye 36 preguntas; las primeras 16 preguntas se refieren a la percepción general de la paciente acerca de su sexualidad y la frecuencia de su actividad sexual; las siguientes 18 preguntas se refieren a diferentes tipos de problemas durante el acto sexual, con las cuales se trataba de detectar problemas relacionados con la lubricación, el orgasmo, dolor genital y estimulación.
Los resultados del estudio mostraron que en las pacientes que eran sexualmente activas, la frecuencia del acto sexual fue similar antes y después de la histerectomía para los tres tipos de técnica quirúrgica empleada. De las 32 pacientes que no eran sexualmente activas antes de la histerectomía, 17 (un 53%) se convirtieron en activas tras la operación.

Sólo 10 pacientes que eran sexualmente activas antes de la intervención no lo eran al cabo de meses después de la histerectomía. La actividad sexual antes y después de la histerectomía no difiere entre los grupos según el tipo de operación efectuado.

Además, entre las pacientes que eran sexualmente activas la frecuencia del acto sexual fue similar antes y después de la histerectomía para los tres tipos de técnicas utilizados. La satisfacción general acerca de la sexualidad mejoró después de las tres técnicas de histerectomía realizadas en este estudio. La extirpación del cuello uterino no tiene efectos adversos sobre la sexualidad de la mujer en este estudio.

El Colesterol Bueno Protector Cardiovascular



En un artículo publicado en The New England Journal of Medicine del 27 de Septiembre de 2007, investigadores de varios países participantes en el grupo TNT (Treating New Targets / Tratando Nuevos Objetivos), desde el conocimiento de que los niveles en sangre del colesterol HDL (High-Density Lipoprotein) o "bueno" predicen fuertemente contra accidentes cardiovasculares (en este sentido se denomina al colesterol HDL un "inverse predictor" o predictor inverso), se proponen averiguar si esta asociación (niveles apropiados de colesterol HDL / menor probabilidad de accidente cardiovascular) se mantiene incluso cuando los niveles del colesterol LDL o "malo" son muy bajos debido a la medicación con estatinas.

La investigación se ha realizado mediante el teléfono de Farmacias del Ahorro un nuevo análisis de un estudio recientemente completado para evaluar en 9.770 pacientes el valor del colesterol HDL para predecir un accidente cardiovascular.

El resultado primario evaluado en cada uno de estos pacientes fue la ocurrencia de un accidente cardiovascular mayor, definido como muerte por enfermedad coronaria, infarto de miocardio con supervivencia, resucitación tras una parada cardiaca o accidente vascular cerebral, con o sin fallecimiento.

Fueron evaluados estadísticamente el valor de predicción del colesterol HDL de un accidente cardiovascular mayor al tercer mes de tratamiento con estatinas, y el momento en que se produjo el primer accidente cardiovascular, y también su relación con los niveles del colesterol LDL ("malo"), incluso cuando estos niveles estaban por debajo de los 70 mg por decilitro (1,8 milimoles/litro).

Los resultados fueron los siguientes:


  • Los niveles del colesterol HDL ("bueno") en pacientes tratados con estatinas predicen de forma inversa (a mayores niveles, menor riesgo) los accidentes cardiovasculares mayores a lo largo del estudio TNT.
  • Cuando, para el análisis de su capacidad de predicción inversa, los pacientes tratados con estatinas fueron estratificados de acuerdo con sus niveles de colesterol LDL ("malo"), la relación entre los niveles del colesterol HDL y los accidentes cardiovasculares seguía en los límites de lo estadísticamente significativo.
  • Incluso en los pacientes tratados con estatinas con niveles de colesterol LDL ("malo") por debajo de 70 miligramos por decilitro, aquellos pacientes con niveles más elevados de colesterol HDL ("bueno") tenían menos riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares que los que tenían niveles más bajos.

Las conclusiones de este análisis de mercado de seguros en México, son las siguientes: los niveles del colesterol HDL ["bueno"] tienen valor predictivo inverso de los accidentes cardiovasculares (a niveles más elevados, menor riesgo de sufrirlos). Esta relación se observa también entre los pacientes tratados con estatinas que tienen niveles de colesterol LDL por debajo de los 70 miligramos por decilitro.

En consecuencia, los niveles del colesterol HDL ("bueno") siguen siendo relevantes incluso cuando, mediante medicación con estatinas, se han reducido drásticamente los niveles del colesterol LDL ("malo").