Vacunación Y Herpes Zoster



En un artículo publicado en la revista The New England Journal of Medicine del 2 de Junio de 2005, un nutrido grupo de investigadores pertenecientes a numerosos centros universitarios y miembros del Shingles Prevention Study Group (Grupo para el estudio de la prevención del herpes zoster), se propone comprobar si la vacunación contra el virus varicela-zoster (VZV) disminuye la incidencia la gravedad, o ambas cosas, del herpes zoster y de la neuralgia post-herpética en los ancianos.

Los autores han reclutado a 38.546 adultos con 60 o más años de edad para un estudio aleatorizado a doble ciego y controlado con placebo, en el que administraría la vacuna de virus vivos atenuados Oka/Merck VZV, en fase de investigación. El herpes zoster fue diagnosticado de acuerdo con datos clínicos y de laboratorio.

Síntomas del herpes zoster


El dolor y el malestar asociado con la presencia del herpes zoster fueron medidas repetidamente durante seis meses. Los resultados evaluados fueron, en primer lugar, la carga de enfermedad debida al herpes zoster, una medida afectada por la incidencia, la gravedad y la duración del dolor y del malestar; y en segundo lugar, la incidencia de la neuralgia persistente tras la desaparición de las lesiones cutáneas del herpes zoster (neuralgia post-herpética).

Los resultados han sido los siguientes: Más del 95% de los individuos reclutados para el estudio continuaron hasta su finalización, con una media de seguimiento de 3.12 años. Se diagnosticaron un total de 957 casos de herpes zoster (315 entre los que recibieron la vacuna y 642 entre los que recibieron un placebo) y 107 casos de neuralgia post-herpética (27 entre los que recibieron la vacuna y 80 entre los que recibieron un placebo) fueron incluidos en el análisis de los resultados. El uso de la vacuna contra el VZV reduce la carga de la enfermedad debida al herpes zoster en un 61,1%, reduce la incidencia de la neuralgia post-herpética en un 65,5% y reduce la incidencia de herpes zoster en un 51,3%.

Las reacciones locales a la inyección de la vacuna fueron generalmente moderadas. La conclusión de los autores es que la vacuna Oka/Merck VZV reduce la morbididad del herpes zoster y de la neuralgia post-herpética entre las personas con 60 o más años de edad.

¿Permiten los implantes de colágeno corregir los problemas en meniscos?


Es bien sabido que los implante sirve de matriz para formar células cartilaginosas que restauran el tejido de los meniscos. Un implante de colágeno que se emplea con gran éxito en Alemania permite regenerar la articulación de la rodilla en quienes han sufrido lesiones de meniscos.

El implante, presentado por primera vez en un Simposio Internacional de Medicina celebrado en la ciudad universitaria de Heidelberg, sirve de matriz para formar células cartilaginosas que restauran el tejido de los meniscos.

Los meniscos facilitan el movimiento entre el muslo y la tibia, permiten una distribución homogénea de la presión sobre las superficies cartilaginosas, estabilizan y lubrican la articulación de la rodilla y amortiguan los golpes.

Las lesiones de meniscos se producen a menudo por contusiones y movimientos violentos en la práctica de deportes, pero también en la vida cotidiana pueden ocurrir accidentes que afecten la flexión y rotación de la rodilla.

La mayoría de las veces, estas lesiones no pueden ser suturadas y los meniscos tienen que ser extirpados total o parcialmente. Generalmente, los pacientes superan de forma rápida estas operaciones quirúrgicas, pero con el tiempo pueden desarrollar artrosis.

Implante de menisco


El implante de menisco, producido con colágeno animal depurado, es suturado de forma artroscópica suplantando el tejido lesionado. La matriz del implante sirve de estructura para la generación de células y posibilita el desarrollo de un nuevo menisco.

"Hasta ahora, este es el único tratamiento alternativo a la extirpación parcial de los meniscos", afirman especialistas de la clínica Charité, de la Universidad Humboldt de Berlín.

Una de las ventajas del implante es que se reabsorbe completamente con el tiempo y es sustituido por el tejido del organismo del propio paciente. "Ocho semanas después de la intervención el paciente puede volver a la actividad normal y a la práctica deportiva", afirman los médicos ortopedistas de la Clínica Internacional de Berlín.

El nuevo método fue desarrollado con la cooperación de la empresa suiza Sulzer Ortopedics, que ahora realiza estudios y ensayos en Estados Unidos. En Europa han sido implantado 200 de estos meniscos sintéticos y el seguimiento postoperatorio indica que en general tienen una muy buena tolerancia en el organismo.

Fuente:


pazmental.mx